Fular VS Mochila portabebés

Hola a todos!! Hoy no me detendré mucho porque tengo 15 minutos para escribir este post, comer algo y recoger un pelin la casa antes de irme a recoger a Aitor en la guarde…(qué ganas!)

Llevaba tiempo sin escribir y no quería dejar pasar más días, así que tiraré de un tema rapidito del que tenía pendiente hablaros: la diferencia entre los fulares portabebés y las mochilas, que son más conocidas.

Al papadeaitor y a mí siempre nos habían encantado las mochilas portabebés. Siempre que veíamos a unos padres con ella decíamos: “cuando seamos padres tendremos una de esas”. De hecho, cuando supe que estaba embarazada, una de las primeras cosas que pensé que debía comprarme era la mochila, jeje. En realidad me gustaba por el contacto con el niño, pero con el tiempo empecé a valorar también su practicidad (tanto para el día a día como para los viajes, que me vuelven loca!)

Si bien, en mis clases de preparación al parto aprendí que este tipo de mochilas no son siempre la mejor opción. Y entonces, descubrí EL FULAR! Al principio me resultó un poco raro. No lo había visto nunca y me recordaba a los pañuelos que usan en ciertos países africanos, asiáticos o sudamericanos y que no me solían gustar mucho. Sin embargo, no sé si fue el conocer sus beneficios para el bebé y la mamá o el papá  o qué, pero enseguida el papadeaitor y yo nos encariñamos con él y acabamos comprándolo. 

Como ya hay mucha gente (con mucho más conocimiento sobre el tema que yo) que ha escrito sobre las diferencias entre un modelo y otro, en vez de repetirme lo que voy a hacer es dejaros el enlace de un sitio en el que creo que las han explicado bastante bien:

http://www.mamasybebes.com/diferencia-fular-mochila-portabebe/

Ojo! Creo que ya existen modelos de mochilas que respetan la forma correcta de colocación del bebé y la protección de la espalda de quien portea, pero en cualquier caso, además de lo indicado en el enlace anterior, a mí me gusta más la opción del fular por los siguientes motivos:

1. Te permite llevar al bebé de diferentes posturas según va creciendo.

2. Es más fácil de guardar.

3. Es más fácil de lavar.

4. Da menos calor y lo siento más cómodo al tacto para el bebé.

5. Es muy útil también antes del nacimiento del bebé, pues se puede usar para sujetar la barriga en los últimos meses de embarazo e incluso, en la fase de dilatación del parto, para realizar ejercicios que nos ayuden a dilatar más rápido. (Para ello, debéis dejarlo pillado por un extremo de una puerta, y colgáos vosotras por el otro extremo en cuclillas, meciéndoos un poquito de lado a lado).

En general yo lo he disfrutado mucho. Ahora, entre que Aitor ya pesa mucho y que hace mucho calor (y mi modelo es negro!), lo estoy usando menos, pero lo he usado mucho desde su primera semana de vida para todas mis rutinas diarias: desde hacer la comida (siempre sin fuegos cerca, claro!) hasta para ir de compras. Es muy cómodo y a Aitor le encanta.

Si os decidís a comprarlo, seguramente os darán una guía con diferentes formas de colocación. Si no es así, en YouTube podéis encontrar muchos vídeos. Yo hoy os dejo uno de ejemplo:

http://www.youtube.com/watch?v=NpeMKqesGbY

Y por último, os dejo algunas páginas donde podéis adquirir el vuestro:

PORTEA CON EL ALMA: http://porteaconelalma.com/#categ=32661&nombre=Mochila%20ergon%C3%B3mica%20BOBA%20AIR

KANGURA:

http://www.kangura.com/

MIS CANGURITOS:

http://www.miscanguritos.com/

De las tres tiendas la que mejor conozco es la primera, que es de una chica murciana que se llama Rebeca Pastor y que es majísima!! Además, da muchos cursos/talleres sobre porteo, de modo que si estáis interesados en que alguien os enseñe de primera mano a usar vuestro fular: ella es la persona!

http://porteaconelalma.com/#categ=27285&nombre=TALLERES

¿Alguna de vosotras ha usado fular? ¿Qué tal la experiencia?

Muchos besos!!

Anuncios

Lecciones de la maternidad (parte 1)

Hola queridos lectores! ¿Cómo va esta semana tan veraniega? Qué calor tenemos ya…

En primer lugar, quiero aprovechar esta entrada para daros las gracias por estar ahí. Nunca os lo digo, pero lo siento cada día. 

Este blog no nació con el ánimo de acumular miles de visitas y comentarios, pero he de reconocer que tanto unos como otros me llenan de aliento e ilusión para seguir escribiendo. Esta aventura no sería igual de divertida y emocionante sin vuestras visitas y vuestra colaboración. GRACIAS!!

Y diréis…¿pero qué le ha dado hoy a ésta? Pues sí amigos, reconozco que estoy algo sensible…!  

Lejos de desaparecer, los moquitos de Aitor sobre los que os hablaba en el último post han amarrado aún más fuerte su tienda de campaña y siguen bien instalados en el pecho de nuestro peque, lo que le ha provocado mucha fiebre estos dos últimos días.

Hasta ahora Aitor nunca había tenido más de 37,5º y el domingo llegó hasta 39,1º. Pobrecito mio!!!! Los médicos nos dijeron que debía tratarse de algún proceso vírico sin importancia y que en unos días, mejoraría. Efectivamente hoy ha pasado ya muy buen día y mañana volverá a la guardería. 

En estos dos días he aprendido dos cosas muy importantes que quería compartir con vosotros…

La primera es la capacidad de contagio que tienen las sonrisas de nuestros hijos y lo que pueden llegar a necesitarse. Desde que soy madre mi escala de valores y emociones ha cambiado por completo, descubriendo nuevos sentimientos y mutando algunos otros, como por ejemplo, la felicidad. Es difícil de explicar, pero os prometo que nunca antes me había sentido feliz con la magnitud con la que me siento ahora y, por supuesto, nunca motivada por cosas tan pequeñas. Como la sonrisa de Aitor. Os aseguro que verle sonreir puede provocarme los picos de felicidad más extremos que he vivido nunca. Y me siento muy afortunada, porque nunca pierde la sonrisa. Ni con 39 de fiebre ni  tras una vomitona a las 4 de la mañana (momento y situación en las que nunca imaginé poder sentirme feliz!). No sé cómo lo hace; lo admiro enormemente. Siempre saca ánimo para sonreir y hacerme feliz. Le estoy muy agradecida por ello. Tanto me genera que dependo enormemente de su sonrisa, y procuro captarla en fotos siempre que puedo para poder verla cuando no estoy a su lado y sobrevivir, jeje. A veces tengo miedo porque sé que con esa sonrisa dichosa… ¡siempre va a poder hacer conmigo lo que quiera! 

Y por otro lado, he aprendido lo mucho que me parezco a mi madreeeee!!! Y lo peor es que me parezco incluso en lo que no me gusta y prometí que no me parecería!!! jajaja… (Cada vez estoy más convencida de que los años sólo sirven para darnos con nuestras propias palabras en la boca y que alguien, desde lejos, pueda reirse de nosotros!! ajaja) Lo había oído decir a otras personas (incluso a mi madre con respecto a la suya!), pero yo me creía por encima de ello…jajaja Pero nada de nada, al final me estoy dando cuenta de que soy igualita que ella en mil sentidos… muchas veces me parto de risa al verme! Por suerte, fuera de todo lo que le digo para picarle, creo que tengo una gran madre a la que parecerme y de la que aprender. Por eso, desde aquí (a pesar de ser mi peor lectora -manda narices!-) quiero darte las gracias por intentar y conseguir ser la mejor madre del mundo y ahora, también, la mejor abuela. Eres increíble. Es un honor reconocer parte de tí en mí. Espero llegar a hacerlo la mitad de bien de lo que tú lo haces.

En fin, después de esta declaración masiva de agradecimientos, me voy a la camita que varias sonrisas nocturnas me esperan esta noche (con sus respectivos parones de sueño!) 

Os dejo una canción que recuperé hace poco y que, ahora, me parece mucho más bonita que entonces… sé que soy una pesada, pero es que esto de la maternidad es taaaaaaaan grande!!!

http://www.youtube.com/watch?v=x0HkRmTJdWo

No me toques las narices!!

 Hola a tod@s! Qué tal la semana? Venga, que ya es jueves y queda poquito para el finde!!

Quienes soléis leerme sabéis que siempre procuro ser lo más útil posible en mis entradas, y ofreceros información o experiencias que puedan serviros a vosotros en otras ocasiones… ¡pero esta vez necesito desahogarme! De modo que, si me lo permitís, romperé un poco el ritmo habitual del blog…

Resulta que el papadeaitor y yo llevamos ya más de un mes luchando contra los mocos de Aitor, con quienes ya no sabemos si es que el peque ha hecho amistad o qué…

Al principio no le dimos mucha importancia, pensamos: “bueno, un poco de mocos, esto se irá solo!” Pero en cuestión de dos días, Aitor parecía una moto en marcha respirando, de modo que pensamos: “¡vaya padres somos!¡¿cómo no le hemos dado algo antes?!” y me planté en el pediatra a primera hora.

El tiempo total de la visita no llegó ni a dos minutos. De hecho, creo que no me dio tiempo ni a sentarme en la silla… Y mejor, porque cuando una es primeriza acaba visitando al pediatra más veces de las que debería, y las caras con las que nos miran los pediatras no son nada cómodas… Pero qué quieren que les diga, una se queda mucho más contenta con un buen diagnóstico y un buen tratamiento para su pequeñito…

En mi caso, dicho en cristiano, fue: “este niño tiene mocos, lávale bien la nariz”. Pero yo me fui a mi casa más tranquila… aunque eso sí, con un poco más de vergüenza (porque una es moderna y no quiere caer en los clásicos de madre primeriza! Pero en fin, nadie dijo que ambas cosas estuvieran reñidas, no?)

Al salir del pediatra me planté en la farmacia y me hice con un kit anti-mocos, que consta de:

–          Suero fisiológico

–          1 Aspirador nasal + recambios para el mismo

Y esa noche, empezó nuestra guerra con Aitor.

Ni el papadeaitor ni yo nos podíamos imaginar lo que un poquito de suero y un aspirador nasal serían capaces de hacer con nuestro pequeño, quien podría confundirse perfectamente con un gremlim llegado el momento “sacamocos”. Aitor nunca se había puesto tan rojo ni había chillado y pataleado tanto, y menos todo junto!

Ya os podéis imaginar cómo se partió mi corazón el primer día.

Lo peor es que ni el suero ni el aspirador pudieron con nuestros enemigos. De modo que varias llamadas y visitas (igual de vergonzosas que la primera) más tarde, la pediatra nos dijo que probáramos con un mucolítico. Y que en vez de hacer el ritual “sacamocos” dos veces al día, lo hiciéramos tres.

A partir de entonces, mi corazón partío se convirtió en un corazón desesperado, que temía el encuentro “sacamocos” (ahora por triplicado) con su querido gremlim, quien cada vez (lejos de acostumbrarse), lloraba y pataleaba más fuerte. Además, el aspirador nasal que me compré (el cual no he querido cambiar porque me costó algo caro y me he empeñado en amortizarlo) es superdesagradable, porque aspira los mocos por un lado gracias a tu inhalación por otro y claro, mocos no tragas… (que ya sería el colmo!), pero aire…todo el del mundo! Es como pegarte un chute de gas!

Más de un mes más tarde y de varias noches seguidas sin fiebres ni toses (amigas íntimas de los mocos que nos han tenido noches enteras en vela), esta mañana cuando Aitor y yo íbamos de camino al trabajo, de repente…zas! vomitona de mocos encima de mi camisa nueva “lacualmeheestadounahoraeligiendo”! Así, de sorpresa, sin avisar ni nada…

Mi cara ha sido un cuadro! Y mi corazón desesperado no ha tenido más opción que la de tomar aire para darle un besito a Aitor y terminar de retirarle los mocos que le quedaban colgando de la boquita y la nariz… La rabieta al tocarle la nariz no se ha hecho esperar, y su cara ha sido peor que la mía…

Y allí estábamos un gremlim enfadado y su mamá moqueada, mirándonos con cara de circunstancia… y diciéndonos mutuamente…”no me toques más las narices!”. Él en sentido literal, y yo en sentido figurado y dirigido hacia sus mocos…escondiendo una gran sonrisa detrás que no he podido evitar convertir en risa al vernos desde fuera… ¡Vaya dos!

Así he comprendido el verdadero origen literal de la expresión “tocarle a alguien las narices”.

 

PD. Luego me han dicho que el hecho de que haya vomitado los mocos es señal de que ya se está curando (yupi!).

PD2. Al final he conseguido llegar puntual y limpia al trabajo.

PD3. Mocos, no váis a poder conmigo! Mi corazón desesperado hoy ha recibido un buen chute de humor… ¡estáis perdidos!

PD4. Moraleja: al carajo lo de ser una mami dura! Yo la próxima vez me planto en el pediatra en el minuto 0!!

Muchos besos!!

Desdramatizando el parto

Hola amig@s! La entrada de hoy va dedicada a todas las mujeres que tenéis cierto miedo o incertidumbre con respecto al parto, porque a través de mi caso creo que puedo transmitiros que más allá del dolor, vuestro parto puede ser uno de los mejores momentos de vuestras vidas (como lo fue en mi caso…)

Recuerdo perfectamente cuando, de camino al hospital tras haber roto aguas en casa sin ningún síntoma más, el papadeaitor me dijo: “¿Cómo puedes estar tan tranquila? ¿No te da miedo pensar en el parto?” y mi respuesta fue tajante: “NO!” Y no es porque yo sea la más valiente del barrio, que no es el caso (jeje). Es porque no pensaba en el dolor. Nunca miré el parto como un momento de dolor, sino como el momento en el que conocería a MI HIJO. Y creo que eso me ayudó mucho.

Mi parto fue largo y pesado, pero por suerte fue eutócico y sin instrumentación (como yo quería!) y se desenvolvió sin problemas, por lo que me siento muv afortunada de cómo me tocó vivir esta experiencia. Lo malo que fue que, al romper aguas sin haberse iniciado el proceso del parto de forma natural, me lo indujeron de forma química mediante Propess y Oxitocina, lo que tal y como me adelantó la querida ginecóloga que me atendió a la llegada al hospital, eso lo hizo todo un poco “más lento y doloroso”. Concretamente, 24 horas más lento desde la primera contracción hasta la última.

El dolor no puedo compararlo al de otros partos todavía, pero la carita de pena con la que te mira el personal del hospital cuando lee que llevas Propess, lo dice todo… jajaja

Mis amigas luego me preguntaban, ¿duele mucho? ¿cómo es?  Y yo siempre digo lo mismo: ¡Pues claro que duele! Pero se puede aguantar… Y desde luego, nunca un dolor tuvo mejor recompensa…

Creo que eso es lo bueno del parto con respecto a otros dolores, que sabes que va acabar “pronto” y que es por algo maravilloso, lo cual te da mucha más fuerza para sobrellevarlo…

En cualquier caso todo depende de la mujer y de las circunstancias, pues hay umbrales de dolor de todo tipo y partos de todas clases. Repito que yo me considero una afortunada y que sé que hay mujeres que sufren muchas complicaciones y pasan verdaderos riesgos: mi más sincera enhorabuena a esas valientes desde aquí.

Si bien, no debemos pensar en ello. Debemos ser positivas y fuertes y tratar de disfrutar al máximo de ese momento que ya nunca se repetirá. Antes de vivirlo os aseguro que yo era algo escéptica, y que cuando otras mujeres me hablaban en los términos en los que yo lo hago ahora, las tomaba por locas. Pero tras haberlo vivido, os aseguro que veo las cosas muy diferentes.

De mi parto no recuerdo la sangre, ni el dolor, ni el olor a quirófano,… recuerdo el sentir estar ayudando a mi hijo a venir al mundo, al papadeaitor hecho un GRANDÍSIMO HOMBRE Y APOYO a mi lado, a mi madre queriéndome a rabiar también a mi lado (pues es enfermera y nos acompañó en el proceso), las risas (que también las hubo) de complicidad entre lospapasdeaitor, el primer instante en que toqué la cabeza de Aitor cuando todavía estaba dentro de mí, la primera vez que lo cogí, el calor de su piel, su tacto… su olor. La primera vez que lo ví; la primera vez que el abrió sus ojos, y vió el mundo. Esos ojitos azules que me hicieron decirle al papadeaitor: “es igual que tú!”. La primera vez que le oí llorar. El poder agarrarlo fuerte y sentir cómo le ayudaba mi calor en ese momento tan difícil para él. Sentir cómo mis manos volvían a darle la seguridad que acaba de dejar abandonada en mi interior. Ese instinto animal de protección y de amor que nace justo al verle y que sin más, sabes que será eterno y que te ha mejorado y completado para siempre.

En fin, tantas emociones…!!

Momentos preciosos que, aún durando sólo segundos, son capaces de borrar todo el sufrimiento previo… Tanto como para que algunas locas estemos deseando repetir experiencia!! Jajaja

Mi consejo es que os informéis bien de cómo funciona el parto y penséis en cómo queréis que se desarrolle o qué queréis que se haga en cada caso para, llegado el punto, poder ir siendo vosotras las que decidáis según os vayan permitiendo los médicos. En mi caso Aitor no bajaba, y además venía boca arriba y con una vuelta de cordón. Las matronas me tentaron hacia cesárea y me sugirieron usar instrumentación en varias ocasiones, pero gracias a una excelente formación preparto (gracias de nuevo Emi!), a saber lo que quería, a mucha cabezonería y a MUCHA SUERTE! pude librarme de ambas.

Además, vuestro bebé también sufrirá mucho ese día y vosotras sois las únicas que podréis ayudarle, por lo que agradeceréis saber hacerlo lo mejor posible para ayudarle lo mejor que sepáis.

Muchas suerte a todas y ya sabéis…a respirar, empujar…y sobretodo, a disfrutar!

Por cierto, el papadeaitor tuvo la genial idea de ir tomando fotos de todo el parto, gracias a lo cual yo ahora tengo un precioso recuerdo de ese precioso día más allá de mi memoria… Os lo recomiendo!

Mi agradecimiento desde aquí, también, a todo el personal de La Arrixaca, que fue muy cercano, paciente, cariñoso y profesional con nosotros ese día.

Muchos besos 

Vuestros derechos como papás trabajadores

Hola a todos! Esta entrada la tenía pendiente desde hace bastante tiempo porque creo que puede ayudaros mucho a quienes estáis trabajando y a quienes estáis en paro, pues también os cubren algunos derechos.

Si os parece, puesto que ya hay mil sitios en Internet donde se explica todo, en vez de repetirme lo que voy a hacer es pasaros los enlaces de algunos de ellos en los que creo que han explicado bastante bien las cosas.

BAJA DE MATERNIDAD

http://www.serpadres.es/familia/derechos/baja-maternal.html

PERMISO DE LACTANCIA

http://www.serpadres.es/familia/derechos/permiso-lactancia-materna.html

REDUCCIÓN DE JORNADA POR GUARDA DEL MENOR

http://laboro-spain.blogspot.com/2009/09/reduccion-voluntaria-de-jornada-por.html

EXCEDENCIA POR GUARDA DEL MENOR

http://nuestromundodepadres.blogspot.com.es/2013/01/excedencia-por-cuidado-de-hijos-parte-i.html

 

Por si preferís aclarar o confirmar algún punto concreto, os paso también el enlace al Estatuto de los Trabajadores, que es el documento que regula estos derechos:  http://www.estatutodelostrabajadores.com/

 

Un beso a todos! Vamos, que ya casi es fin de semana!!!!

El colecho: ¿sí o no?

Buenas tardes guap@s! El comentario de una lectora amiga esta mañana me ha animado a escribiros hoy sobre el colecho, o lo que es lo mismo, dormir con nuestros bebés, una práctica que tiene tantos defensores como detractores. Esto es algo que a mí al principio me costaba entender, pero a lo que me he ido acostumbrando…¡¿cómo pueden existir opiniones y recomendaciones tan enfrentadas en el mundo del embarazo/parto/maternidad?! ¡¿No sería más fácil que los expertos se pusieran de acuerdo con respecto a ciertos temas y facilitarnos la tarea de hacer lo mejor para nuestros hijos?! ¡Pues no señores! Eso no funciona así… De manera que al final una tiene que jugársela… jajaja 

Para ello yo recomiendo siempre lo mismo: investiga, escucha a tu intuición, decide, actúa y observa… Nadie está libre de equivocarse, pero que si lo haces (como si aciertas) sea de forma justificada y porque creíste y analizaste que era lo mejor…(en lo que se pueda, claro!)

Para eso, como yo no soy quién para explicaros ni las ventajas ni los inconvenientes del colecho, lo que voy a hacer es pasaros varios enlaces donde creo que se explican y justifican bien unas y otras, y de paso, contaros brevemente mi experiencia para que con toda esa información, vosotros podáis tomar vuestra postura en el tema.

En mi caso yo no me había planteado el tema hasta que llegó Aitor al mundo. Para cuando llegó la hora de dormir (el primer día de hospital), él aún no tenía ni 24h. de vida, y el pobre buscaba cualquier contacto con la cuna haciéndose una bola en las esquinas (intuí que en busca del calor de mi vientre…). Estaba nervioso, y lloraba tímidamente. Y yo, por mi parte, sentía un enorme vacío en mi cuerpo y estaba insegura, inquieta… De forma que decidí que durmiéramos juntos, cosa que el papadeaitor también apoyó convencido… Haciéndolo, los dos nos relajamos y pudimos dormir del tirón toda la noche… Fue maravilloso. 

La segunda noche, lo mismo y la tercera, que ya estábamos en casa, decidí probar a que durmiera solo. 

Al ver que solo también dormía bien, creí innecesario probar otras cosas y nos acostumbramos a dormir separados y juntarnos sólo para sus comidas nocturnas. 

Sin embargo, conforme fue creciendo (en torno a los 3 meses) la cosa se fue volviendo más incómoda. Aitor ya no sólo se despertaba para comer (también por pesadillas, porque se desvelaba, por tos, …) y cada vez que lo hacía a mí me tocaba estar incorporándome de la cama, tomándolo en brazos, y espabilándome mucho…y a él, igual…le tocaba andar de paseo entre su cuna, mis brazos y mi cama…de modo que cuando conseguía dormirse, yo lo movía y…¡zas! ¡despierto de nuevo! De forma que probé a dejar que, tras la primera toma nocturna, se quedara en nuestra cama (pues por la noche yo le doy el pecho acostada y suele quedarse dormido a mi lado)… Desde entonces, empezó a dormir mejor y más tranquilo, y yo con él. Así que en esas nos hemos quedado…

Desde los 3 meses o 3 meses y medio, Aitor duerme en la cuna hasta que llega la primera toma y a partir de ahí se queda con nosotros (de 2 a 7 de la madrugada más o menos). A la hora de comer (cosa que hace más desde que dormimos juntos) es muy cómodo para los dos (tanto que yo a veces sigo durmiendo mientras él come!); no llora nada, porque enseguida noto si se despierta y puedo estar con él; si está malo, tose o se queja menos…. En definitiva, que ambos estamos encantados! 

Eso sí, he de reconocer que, al principio, al papadeaitor y a mí nos costó encontrar una postura cómoda para compartir cama con él, porque como se tiende a hacerle bastante hueco, nosotros acabábamos apretujados en las esquinas con el cuerpo retorcido… y lo pasábamos fatal…! 

Con respecto a si temo que se acostumbre y luego no sepa dormir sólo, o a que interfiera entre la intimidad del papadeaitor y mía…nada de nada! Y si llegado el punto, alguna de las dos ocurre, ya tomaremos medidas…pero no voy a renunciar a algo que considero bueno de momento por miedo a lo que pueda pasar más adelante.

Una buena solución, como contestaba a Maryland esta mañana, son las cunas de colecho (o las versiones “barra abajo” de las cunas normales), que permiten al bebé dormir con sus padres evitando los principales inconvenientes o desventajas de los que hablan ciertos expertos con respecto al colecho, como el riesgo de asfixia o el aplastamiento.

En fin, espero que mi caso y los enlaces que os dejo a continuación os ayuden a tomar vuestras propias decisiones, las cuales espero que compartáis con el resto una vez tomadas o probadas. Así nos ayudamos entre tod@s. Mil besos!!

http://www.crianzanatural.com/art/art1.html

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/03/14/noticias/1363262554.html

http://pap.es/FrontOffice/PAP/front/Articulos/Articulo/_IXus5l_LjPqlUW3MgBYqUDq75gx_Xyfp

Lista de imprescindibles cuando llega un bebé… 3/3

PARA IR EN COCHE

–          Sillita de seguridad

PARA JUGAR

Bueno, aquí ya veréis que existe de todo! Dependerá de cuánto estés dispuesto a gastarte… En cualquier caso, también os adelanto en base a mi propia experiencia, que los niños son felices con muy poquito, y se divierten en cualquier sitio con cualquier cosa…

Os menciono algunas cosas que Aitor le encantan:

–          Sonajero de peluche

–          Dudús (son como pequeños trapitos con la cabeza de peluche. Algunos sirven para enganchar el chupete)

–          Móvil de cuna (el mío sirve también para el carricoche, y es muy práctico)

–          Arco de actividades (el de Aitor tiene luces y sonidos y 3 posiciones para poderlo ir adaptando conforme crece, de manera que se supone que le valdrá hasta casi el año).

–          Mordedor (aunque como su puño, no hay nada! Jaja Se supone que hacen un papel muy bueno cuando les empiezan a salir los dientes, ya os contaré!)

Me falta por probar, que confío que le guste, el parque infantil, pero tengo que esperar a que aguante sentado. Debe ser muy cómodo para tenerlos controlados.

ROPA

Sed caut@s en este punto, ¡aunque sé lo mucho que cuesta! (De hecho, yo aún peco a veces comprando de más…) Para empezar os bastará con algunos bodys (7-10), algún vestido (en el caso de las niñas, si os gustan), algún pantalón (4-5), alguna chaqueta o jersey (entre 4-5, y depende de la época), algún gorrito (2-3), algún patuco o calcetín (4-5) y 1 par de manoplas.

Pensad que luego os regalarán muchas cosas y sobretodo, que una vez que nacen es mucho más fácil comprarles ropa porque ya sabréis su talla y podéis probarle todo.

Mi consejo es que optéis siempre por prendas cómodas, y suaves y agradables al tacto para los primeros meses (sin botontes, cremalleras,…). En cuanto a los bodys, mejor los que se abrochan por delante en plan cruzado (pues metérselos por la cabeza es molesto para ellos) y todo lo que sea de una pieza, mejor. Más fácil para vosotros.

MI LISTA DE INÚTILES

Aquello que tuve y no usé jamás porque era me resultaba inútil o porque a Aitor no le gusta…

–          Hamaquita (no hubo manera de que la usara. En cambio, la que hace la función de trona, que es más asiento, le encanta)

–          Manta de entrenamiento (valen un pastón y tampoco le gustaban…)

–          Chupete (nada de nada hasta los 4 meses y medio, y aún así, sólo lo coge veces contadas. Ojo! Me consta que esto no es habitual. A un motón de niños les encantan. En cualquier caso, en otro post hablaré más sobre él y los tipos de tetina)

En fin, seguro que me he dejado algo, pero es que son tantas cosas…! Espero que os sirva un poquito de guía…

A las que ya sois mamás…¿algún consejo?

Muchos besos a tod@s!!

Lista de imprescindibles cuando llega un bebé… 2/3

PARA PASEAR

–          Carricoche: aquí mi consejo es que compréis sólo el capazo y la silleta, sin el maxi cosi. Son lo que se llama “dúo”, en vez de “trío”. La razón es que, por lo que yo leí, el maxi cosi no está muy indicado para pasear, se suele usar para llevar al peque en el coche y para eso, es preferible una silla de seguridad, que os durará más tiempo. Además, que el capazo sea grande, para que podáis usarlo bastante tiempo (Aitor a los 4 meses ya iba muy justito y todavía se escurría en la silla) y que sea reclinable, para que podáis levantarlo un poco aunque vaya tumbado.

–          Sábanas + mantita para capazo

–          Saco (de invierno o verano, según época) para la sillita

–          Capota para lluvia para capazo y sillita

–          Sombrilla para capazo y sillita

–          Mochila/Bolsa para llevar sus cosas en el carricoche

–          Juguetes especiales para carricoche(opcional, pero recomendable): para estimularlos y entretenerlos cuando van paseando. Aitor empezó a fijarse en ellos sobre los 2 meses.

PARA EL BAÑO

–          Bañera (las más comunes son las que llevan cambiador incorporado): yo la tengo así y es muy práctica, además de que te ahorras trastos.

–          Gel, champú, crema corporal, colonia: a mí la marca que más me gusta es la de Johnson&Johnson, en concreto, un modelo que hay de color lila. Huelen todos los productos genial!

–          Esponja natural

–          Peine y cepillo

–          Tijeras/cortauñas y lima: las primeras, con punta redonda para no dañar al bebé.

–          Termómetro de agua

–          Termómetro corporal: mejor si es flexible, pues no suelen estar muy quietos cuando se los pones.

–          Aspirador nasal: para los mocos.

–          2-3 toallas / capas de baño

 

PARA EL CAMBIO DE PAÑAL

–          Cambiador (lo dicho, los más comunes son los que van incorporados en las bañeras.)

–          Pañal (las tallas van por peso, es fácil saber cuál hay que ponerle. Mi marca favorita, por sorprendente que parezca, es la de Mercadona para el día y los de Dodot Noche para la noche).

–          Crema para el culete (a mí me gusta mucho Mustela, y por la noche uso pasta al agua de Eryplaste, que es más densa y aguanta más).

–          Toallitas 

(Acabo en otro post…)

Lista de imprescindibles cuando llega un bebé… 1/3

Hola a todos! No es por dar envidia…pero si me viérais! Aquí en mi terracita, mosto en mano, con Aitor a mi lado durmiendo y una suave brisa acariciándome la espalda y el pelo al suave son de Sabina…¡me encantan estos pequeños placeres de la vida! Pero como no sé estarme parada y disfrutarlos sin más, me he puesto algo de trabajo y me he dicho…: ¡a escribir! Jajajaja

Hoy os escribiré la que se convirtió en mi lista de imprescindibles con la llegada de Aitor. Creo que os será útil a la hora de saber qué vais a necesitar y empezar a planificar su compra o su asignación a terceros (para aquellos regalitos en los que la gente, muy inteligentemente te pregunta: ¿qué necesitas?)

PARA DORMIR

–          Minicuna + sábanas + manta (según época del año)

–          Cuna + sábanas + chichonera + manta (según época del año): yo empecé a usarla sobre los 4 meses y medio, porque Aitor ya no cabía en la minicuna

–          Saco para dormir: es más seguro que las sábanas para dormir, porque con ellos no se destapan ni corren el riesgo de quedarse enredados debajo.

–          3-5 pijamas aprox.: luego, cuando nazca y sepas la talla, ya comprarás más. Mejor si son de una pieza sólo y que se abrochen por detrás o cruzados (así no les entra frío por el pecho!). Y fundamental: que lleven corchetes abajo para no tener que quitarles toda la pieza a la hora de cambiarles el pañal.

–          Intercomunicadores: para vigilarle mientras duerme. El nuestro es con cámara y nos resulta muy útil.

PARA COMER

Si le darás el pecho, bastará con tener entre 5-10 gasas para los eructos y poco más… ni siquiera necesitarás babero, pues con el pecho apenas les gotea leche ni se manchan. Aitor no empezó a usarlos hasta que le introduje el biberón.

Si le vas a dar biberón:

–          2 biberones (para tener “cambio”): Ojo con la tetina que eliges! En otro post os hablaré sobre ello. Si vas a combinar pecho+biberón, o si el niño tiene colícos,… son factores que influyen a la hora de comprar un modelo u otro. En cuanto al tamaño, compradlos grandes! Yo el primero lo compré mini y a los 3 meses lo tuve que tirar porque empezó a hacer tomas más grandes, como es lógico, y no tenía capacidad.

–          Esterilizador

–          Calienta biberones/potitos (en casa yo a veces uso el microondas, pero la verdad es que no me sobra tenerlo)

–          Escobilla limpiabiberones: porque no hay mano humana que llegue al fondo de un biberón, y porque además, son lo más higiénico para limpiarlos. Yo uso una de Suavinex que tiene su propio cubito para guardarla y me es muy cómoda.

–          3-5 baberos  

Una vez que empiecen con las papillas, por si quieres tenerlo previsto, también necesitarás:

–          Trona (yo tengo una que hace también de hamaca, y la usamos mucho mientras era más pequeño e incluso ahora nos hace muy buen doble papel).

–          Vajilla infantil (plato y cuchara –la segunda, para empezar, mejor si es de silicona, para que se pueda doblar y no se hagan daño-)

(Sigo en otro post…)