Natación para bebés en Murcia

Siempre hay algo que uno sueña que hará con sus hijos cuando los tenga… y en mi caso, uno de esos sueños, era ir a clases de natación para bebés

Me enteré de que esta actividad existía hace años, cuando haciendo un curso de socorrismo acuático vi que ofertaban otro como monitor de natación para bebés… y pensé… ¡qué maravilla! Entonces lo valoré como trabajo, y me pareció precioso. Pero conforme pasaron los años y empecé a plantearme de cerca la idea de ser madre, empecé a valorarlo como usuaria, y encontré que más allá de lo bonito que pudiera ser nadar con tu bebé, también era realmente interesante. Os dejo algunos enlaces con información al respecto:

http://www.i-natacion.com/articulos/matronatacion/bebes.html

http://www.um.es/univefd/Bebes1.pdf

Cuando supe que Aitor ya venía de camino, investigué sobre cómo podía disfrutar de este deporte en Murcia y encontré lo siguiente:

Existen 4 centros donde se practica: CD La Flota, Inacua, Piscina Municipal de Infante y Piscina Municipal de Puente Tocinos (además de la del Mar Menor para aquellos que vivan en la zona de playa). Las edades a las que está dirigido son de 6-12 meses (depende el centro) a 36 meses, y a partir de ahí existen grupos para niños de 3 a 6 años.  Os dejo los enlaces con los precios, contacto y demás información de interés:

Piscinas municipales: http://www.murciadeportes.com/murciadeportes/web/ofertas-/4/actividades/39

CD La Flota: http://www.cdlaflota.es/apartados.php?m=servicios&sm=natacion&sm2=vaso_pequeno&interv=1_3

Inacua: http://www.inacua.com/html/actividades_acuaticas.htm

Importante: todos los cursos empiezan en Septiembre, y como suelen ofertar pocas plazas y hay mucha demanda, las inscripciones vuelan. Os recomiendo que llaméis a los centros a finales de Agosto y os informéis con seguridad sobre el día y horario en que se abren los periodos de reserva de plaza. Dichas reservas se realizan desde a web, aunque luego hay que ir a formalizar la inscripción al centro en el horario elegido. En el caso de la piscina de Infante, este año, el plazo de reserva se abrió el día 2 de septiembre a las 9h. A las 10.30h. ya no quedaban plazas. Por suerte, ¡Aitor y yo conseguimos la nuestra!

Tenemos nuestra primera clase este sábado. Las clases son de 45 min. 1 día a la semana (los sábados). Una semana irá el papadeaitor y otra yo. La primera me ha tocado a mí!! Ya os contaré qué tal la experiencia y si merece la pena.

¡Nos vemos por las piscinas!

 

Cosas cotidianas que una descubre siendo madre…

El otro día me dí cuenta de la cantidad de cosas cotidianas absurdas que una descubre cuando es madre, aunque hayan estado delante de sus ojos toda la vida… por ejemplo…

– La cantidad de obstáculos que tienen las calles y que hacen que ir con un carricoche, a veces, sea un tanto misión imposible.

– Lo peligrosamente empinadas que son algunas rampas para minusválidos o carricoches… ¿quién leches las diseña? Misión suicida total.

– Los ascensores de las tiendas de ropa… aunque esto es normal que no lo hubiera visto antes, porque suelen estar súper escondidos!

– Las plazas de parking VIP para familias! Siempre cerca de la entrada… que dan ganas de dejar la sillita fija en el coche para toda la vida, jaja.

– Las salas de lactancia/cambiador de los sitios… que no sabes cómo ni porqué pero siempre acabas visitando…vayas donde vayas y estés el tiempo que estés! jaja.

– Lo pequeños que son los probadores de ropa de las tiendas… ¡¡y lo alta que tienen la música!!

– Lo pequeños que son, de repente, tus bares/restaurantes favoritos y lo pegadas que tienen las mesas! 

– Lo que gritamos los españoles cuando estamos agustico… ¡así no hay bebé que duerma! jaja

– El valor del “toque en la puerta” frente al timbre cuando alguien va a tu casa… ¡que te dan ganas de comértelo a besos!

– Lo bonito que es un bebé durmiendo… (cuando siempre te parecieron más divertidos despiertos!) jajaja

– La cantidad de esquinas, cristales, pinchos, cosas sucias y demás peligros que tiene el mundo!! Y en particular, tu casa!!

– La fulminante casilla social que marca que una mujer al volante de un carricoche ya no es una chica o señorita sino una ¡¡SEÑORA!! (la primera vez que me lo dijeron casi me caigo al suelo de la impresión) 

– La cantidad de cosas que se pueden colgar y guardar en un carricoche…¡incluso con niño dentro! Me río yo de los carritos de la compra tamaño XXL de Carrefour…

– Lo pequeño que se vuelve, de pronto, el maletero de tu coche cuando le metes una simple sillita de bebé.

Y podría seguir así tooooooda la tarde… un bebé te enseña a ver tanto que antes no veías…!! Algún día haré este mismo listado desde el punto de vista emocional… preparad pañuelos!

Y vosotros, ¿habéis descubierto muchas cosas así?

Un beso y feliz comienzo de semana 🙂

 

 

 

Conservación y uso de la leche materna

Hola navegantes! El otro día, hablando con una amiga que ahora se encuentra en pleno inicio de lactancia materna, me dí cuenta de que no había dedicado ningún post a ella, con lo bonita que ha sido para mí (…y todavía lo es! Pues aún no le he retirado el pecho definitivamente a Aitor).

Algún día os contaré mi experiencia, pero hoy quería dejaros una información que para mí ha sido de suma utilidad y, como nunca he llegado a memorizarla, aún sigue puesta en mi frigorífico: las pautas para la conservación de la leche materna, que como sabéis se puede extraer del pecho y guardar en el frigo y el congelador para usos posteriores. Las tomé directamente del manual de mi sacaleches, de la marca NUK.

Imagen

Además de esto, más adelante se indicaban algunas recomendaciones para no alterar las propiedades de la leche:

  • Si tienes que mezclar dos envases con leche extraída en veces diferentes, ambas deben estar a la misma temperatura antes de juntarlas.
  • Etiqueta cada envase de leche con la fecha de extracción.
  • Si te extraes la leche fuera de casa, necesitarás una nevera portátil para mantenerla fresca.
  • A la hora de ir dando la leche refrigerada o congelada a tu bebé, empieza siempre por la más antigua, pues las propiedades de la leche van cambiando.
  • Descongela la leche a temperatura ambiente o, si no te da tiempo, ponla bajo el grifo con agua caliente y caliéntala “al baño María”. No la calientes directamente en un cazo o en el microondas, porque se pueden alterar algunos componentes de la leche.
  • No vuelvas a congelar la leche una vez descongelada.
  • Antes de alimentar al bebé es necesario agitar ligeramente la leche para que vuelvan a mezclar bien la leche y su grasa.

Por otro lado, cuando vayáis a congelar la leche recordad no llenar los envases del todo, pues la leche materna se expande al congelarse y hay riesgo de reventamiento.

Por cierto, un grandísimo consejo que nos dieron en las clases preparto fue que si teníamos la suerte de tener mucha leche y véiamos que nos sobraba mucha, podíamos llevarla a algún hospital cercano para que se la ofrecieran a los neonatos hospitalizados. Me pareció una idea buenísima.

Ah, y sabed también que si tenéis muchas dudas con respecto a la lactancia, además de vuestra matrona o pediatra, en casi todas las ciudades (al menos españolas) existen Ligas de la Leche, donde podréis compartir vuestras dudas y/o experiencias con otras mamás y expertos. Podéis buscarlas por internet o preguntad en vuestros centros de salud.

En fin, como siempre… espero que este post os haya resultado útil! Espero conocer vuestras experiencias!

Muchos besos!

La introducción de las papillas

Hola a todos! Hoy os contaré cómo fue la divertida aventura de iniciar a Aitor en el mundo de las papillas.

Lo normal, es que los avances en la alimentación de tu peque te los vaya marcando vuestro pediatra. Aunque luego será tu criterio, experiencia y sobretodo, el ritmo de tu bebé, lo que os vaya haciendo encontrar vuestra propia rutina alimentaria. 

A mí me explicaron que hace unos años las primeras papillas se introducían a los 4 meses, pero por aquello de la obesidad infantil, ahora se recomienda la lactancia exclusiva hasta los 6 meses y a partir de ahí, paso a la cuchara. No obstante, todo depende de la evolución de tu bebé, pues obviamente cuando van mal de peso la incorporación de sólidos se inicia antes.

A nosotros 4 meses nos parecían pocos y 6 demasiados, de modo que iniciamos la introducción de las papillas al 5º mes.

El orden que seguimos fue:

5 meses: papillas de cerales sin gluten en sustitución de la toma nocturna (antes de dormir)

6 meses: papilla de frutas en sustitución de la toma de tarde (entre la toma de la comida y la papilla de cerales)

6 meses y medio: papilla de verduras en sustitución de la toma de la comida.

7 meses: papilla de verduras con pollo o pavo (en sustitución de la papilla de verduras)  + yogurt (como complemento para las comidas que hiciera más flojas).

7 meses y medio: papilla de verduras con ternera (en complemento a la papilla con pollo o pavo).

Como véis, una de las recomendaciones básicas que nos marcaron fue respetar unos 15 días entre un alimento nuevo y el siguiente para permitirnos reconocer posibles intolerancias del pequeño y para dejar que se acostumbre a los mismos.

A nivel general todo ha sido muy fácil. Aitor se adaptó muy bien a la cuchara y ha ido tolerando y aceptando muy bien todos los alimentos.

Al principio era muy divertido verle con la cuchara (os recomiendo que los grabéis las primeras veces como recuerdo porque están graciosísimos!). No sabía qué hacer con ella en la boca ni cómo tragar el alimento, y ponía unas caras! Jaja Pero en menos de una semana se hizo a ella tanto como para abrir la boca directamente al ver el plato.

En cuanto a las cantidades, que es algo que suelo preocupar mucho a otros padres, el papadeaitor y yo siempre hemos dejado que sea el peque quien las marque, sin obligarle a comer más cuando nos cierra la boca o cuando se queja. Como mucho, si vemos que ha comido muy poco, lo que hacemos es dejarle descansar un poquito y ofrecerle un biberón al ratito.

El único alimento que nos trajo de cabeza fueron las frutas, que no las quería de ninguna manera. Nos dijeron que empezáramos con una base de pera, manzana, plátano y naranja y fuéramos probando diferentes combinaciones (dejando siempre un par de días entre una fruta y otra para observar que no había intolerancia) y que a partir de ahí fuéramos probando con otras frutas… ¡Pero nada de nada! Ni esas frutas ni otras, ni solas ni mezcladas, ni en potitos ni naturales, ni con galletas sin gluten o sin ellas, ni con un poco de leche o sin ella,… hasta que una amiga me dijo: ¿y por qué no se las haces en batido con bastante leche? (gracias, Lydia!) Y efectivamente, a partir de ahí Aitor decidió aceptar las frutas…¡y menudos batidos se toma! Ahora puedo darle todo tipo de frutas e incluso mezclarlas con yogurt, que tampoco le gustaba mucho solo, y encima me aseguro que sigue tomando bastante calcio gracias a la leche.

Con respecto a las verduras, la base que nos recomendaron fue de judías verdes, patatas y zanahorias, y a partir de ahí a probar (salvo coles, acelgas, pimientos, y espinacas). Luego leí en un artículo que conforme más variedad va probando, mejor, porque así se va acostumbrando a todo, de modo que le hago papillas de todo! Y siempre las come genial.

La pediatra me dijo que cuando no tuviera posibilidad de darle comida casera, podía darle potitos preparados sin problemas, de modo que muchas veces también tiro de ellos (si tenemos que salir, o por ejemplo en vacaciones). Sin embargo, cuando estoy en casa procuro darle comida casera, por economía y porque como la olla, creo que no existe nada! Y lo que hago para no estar todos los días esclava de la cocina es preparar mucha cantidad de golpe y almacenarla en envases (de la cantidad de un potito) y congelarla. Los envases que yo uso son de Avent, pero los hay de muchas marcas y de diferentes capacidades. Yo los compré para almacenar leche materna y ahora estoy aprovechándolos más todavía con las papillas. Os dejo la referencia para las que no los conozcáis.

http://www.prenatal.es/shop/Comer-Contenedores-de-leche/AVENT-Envases-para-leche-materna-VIA-AVENT-000000000000357076.htm?id=000000000000357076

Gracias a la llegada de la cuchara, los horarios y rutinas de Aitor se han estabilizado mucho más y se han acercado a los nuestros, con la comodidad y organización que eso implica para nosotros.

En cuanto a marcas y productos, yo creo que es cuestión de ir probando. A Aitor le he comprado de muchas clases y los que más le gustan son los de Nestlé, que encima tiene mucha variedad de productos, como Hero.

En fin, espero que os haya sido útil nuestra experiencia y que vuestra “operación papilla” sea tan fácil y divertida como la nuestra.

Por cierto, desde aquí un besazo a mi supersobri recién nacida Julieta y su mamá. Hacéis una parejita preciosa las dos!! 

Viajar con bebé

Hola amigos y amigas! Qué tal va el veranito? Yo ya de vuelta al cole… de ahí mi nueva larga ausencia, pues aunque creí que en vacaciones sacaría tiempo para escribir…al final nada de nada… por suerte he estado demasiado ocupada disfrutando de mi pequeña gran familia, de los amigos, de la playa, del solecito… ayssss, ¿¿¿por qué duráis tan poco, vacaciones???

En fin, hoy quería hablaros de nuestras primeras vacaciones con Aitor.

Al principio nos agobiaba un poco la idea de viajar con él. Pensábamos que si salir unas horas con él a la calle ya implica bultos, desplazarte fuera de casa durante días debía ser un follón! Además, al rollo “equipaje” había que sumar la adaptación de todos los planes al rey de la casa (destino, excursiones, horarios, transporte, comidas)…

Sin embargo, conforme van pasando los meses vas valorando que lo que queda atrás siempre es menos follonero que lo que va viniendo… de forma que si dejábamos pasar estas vacaciones, en las sucesivas, probablemente añoraríamos no haber disfrutado del placer de viajar (algo de lo que somos fieles fanáticos) con nuestro peque todavía controlado en la silleta…

Y efectivamente, nuestra decisión no pudo ser más acertada! Optamos por una zona de playa (ya que al peque le encanta el agua), en un destino cercano a casa (para no hacer mucho camino de coche) y en un hotel con régimen de media pensión para no estar pendientes ni tener que preocuparnos de nada salvo de Aitor.

Entre que su ropa es pequeñita, y que el hotel nos facilitaba muchas cosas, al final no tuvimos que trasladarnos con muchas cosas y el viaje en coche y los traslados y rutinas por allí fueron muy fáciles. Para su comida tiré de potitos casi todo el tiempo y genial.

En cuanto a horarios, las rutinas del peque se adaptaron perfectamente con las nuestras y viceversa, logrando un equilibrio buenísimo. Al estar más entretenido y salir de cena y paseo todas las noches, Aitor se acostumbró a dormirse un poquito más tarde por las noches, con lo cual se levantaba también un poco más tarde y sus horas de sueño y comida fueron muy parejas a las nuestras (teníais que vernos a los 3 durmiendo la siesta en las hamacas de la piscina durante horas! Jaja). Por otro lado, al convertirse en nuestra única preocupación y ocupación, el peque se pasó el día riendo y disfrutando de nosotros. Y por supuesto, nosotros de él y del placer de no hacer NADA, salvo DISFRUTAR! Cosa que necesitábamos tanto…

A la hora de patear y ver cosas, también fue cómodo aunque siempre hay sitios o rincones donde acceder con la silleta es imposible. Para ello, una opción es cambiar la silleta por el fular o la mochila portabebés, pero a nosotros personalmente se nos hace más pesado cuando vas a estar mucho tiempo fuera y todo el tiempo andando. Lo ideal, no obstante, es viajar con las dos e ir usando uno u otra según el plan marcado para el día.

En cuanto al coste de viajar con bebé, todo genial, pues hasta los dos años es cierto aquello de que “los niños veranean casi gratis”, como decía la canción del anuncio.

Además de todo esto, ver a tantas otras familias viajando, con mayor y menor número de hijos, de todas las edades, y haciendo y disfrutando de todo tipo de planes, te anima a seguir embarcándote en la trepidante aventura de viajar en familia.

Sin duda, nosotros seguiremos haciéndolo mientras podamos.

Muchos besos! Os dejo una prueba gráfica de lo bien que lo hemos pasado!

Imagen

Explorando el verdadero significado de la palabra “cansancio”

Hola lectores… En primer lugar, mil perdones por esta larga ausencia!! Creeríais que estaba de vacaciones…?? Pues no! Sencillamente, estaba “cansadísima” y sin ánimo ninguno para escribir… A pesar de que Aitor es un niño buenísimo, esto de la maternidad es AGOTADOR! Y os juro que el usar la palabra en mayúsculas es totalmente intencionado, jaja.

Supongo que lo que provoca ese agotamiento físico y mental es una mezcla natural de muchas cosas: el dormir poco y no seguido, el no parar de hacer cosas (cuando no son del bebé, son de la casa, y cuando no, tuyas), el descuido alimentario (pues nos centramos tanto en los peques, que nos olvidamos un poco de nosotras…), la absorción de la lactancia (cuando la practicas), … e incluso el no dejar de pensar en el bebé, lo cual también agota…!!!

Además, lo malo de cuando una va muy cansada físicamente, es que le acaba afectando psicológicamente. De hecho, yo llegué a tal punto que un día acabé llorándole al papadeaitor, con un gran sentimiento de culpabilidad, porque necesitaba ¡¡¡¡desconexión!!!!

Varios momentos de desconexión y un aporte vitamínico de hierro más tarde, he aprendido a ver las cosas de otra forma… He aprendido que una mamá también necesita cuidarse además de cuidar a su bebé; que cuando los abuelos/amigos se ofrecen a ayudarte, debes aprender a dejarles ayudar; que si la casa está regular, no pasa nada; que lo papás también pueden hacer todo lo que tu haces, no eres imprescindible!!!…

En fin, y ahora que conozco la teoría, sólo me toca aprender a ponerla en práctica… Y qué mejor que unas vacaciones para empezar a practicar, no? Bienvenidas vacaciones!!! Espero que descansemos mucho juntas de aquí al 26 de agosto y que pasemos muy buenos ratos junto con nuestro pequeño robasueños!!

Un fuerte abrazo a todas esas mamás agotadas… una tarde de abuelos, una buena siesta y a seguir!! jaja

Por cierto, ¿qué planes tenéis para las vacaciones? Nosotros, como Aitor todavía es muy pequeño (7 meses) hemos optado por un plan tranquilo de playa (pues le encanta el agua!) por Altea, que nos pilla cerquita y nos han dicho que es muy bonito.. Ya os contaré qué tal la experiencia…

Besos!!

La importancia de la revisión postparto

Hola a todos! Qué tal váis? Algun@s ya estaréis de vacaciones…qué lujo! A mí todavía me queda un poquito hasta el 5 de agosto…

El post de hoy está dedicado especialmente a aquellas inconscientes que, como yo, creíais que una vez que naciera vuestro hij@ se acababan las revisiones/exploraciones/”tocamientosquetocanaunalasnarices”, jajaja. Pues no!

Recuerdo que al salir de la Arrixaca, tras el nacimiento de Aitor, (en la famosa carpeta verde con la documentación del bebé) me dieron un informe para la matrona con la información básica de mi parto y yo pensé, “¿y esto para que será?”, pero no pregunté…

Muy obediente, a los pocos días de llegar a casa y cuando hube acabado con todos los trámites del peque, me fui al centro de salud a llevarle su carta a mi matrona… Yo creía que esa carta valía para cerrar la información del embarazo, en plan: “Muy bien. Me alegro de que todo haya ido bien. Nos vemos en el siguiente”, de modo que ya os podéis imaginar mi cara de sorpresa cuando la matrona me dijo: “Muy bien. Nos vemos el día 30 de Enero. Te haré una primera revisión y a los dos meses, otra más a fondo”. Y yo, con mi querida episiotomía todavía dando guerra, pensé para mis adentros… “cómorrrrr??? Pero qué mas quiere ver esta tía?? Si ya no llevo un bebé dentro!!!” Disimulé mi sorpresa y mi fobia con mucha elegancia, estilo y educación y me despedí muy amablemente de la matrona…

Aún no tenía los pies fuera del centro de salud cuando llamé a esa persona a la que sigo llamando siempre que algo me da miedo o me supera…: mi mamá.

YO: Mamáaaaaaaaaaaaaaaa

MAMÁ: Qué pasa cariño??

YO: Que la matrona acaba de decirme que tengo que volver a una revisión postparto o no sé qué…

MAMÁ: Claro hija, no te preocupes. Es normal.

YO: Pero qué me van a hacer???? Yo no quiero que hagan dañooooo. Mamáaaaaaaa…

30 minutos “de una madre tratando de convencer a una hija” más tarde, colgué el teléfono pensando… “que sí, que sí…pero no voy a venir”

Parezco muy exagerada, pero seguro que muchas mamás me entienden. Supongo que no a todas las mujeres les pasa, pero yo tuve la mala de suerte de sufrir un par de exploraciones bastante dolorosas durante el parto, de modo que les cogí cierto miedo. Y en ese momento, además con el dolor de la episiotomía todavía latente, de imaginarme otra vez pasando por lo mismo me puse mala…

Por suerte, cuando llegó el día 30 mi episiotomía estaba más que curada, el sol brillaba, los pajaritos cantaban, un cable se me cruzó y decidir ir a mi cita con la matrona (sin pensar!). Nada más entrar le advertí de mi miedo y le pedí que fuera cauta. Y cómo me cuidaría que entre que me concentraba y no… ¡ya había terminado! Lo cual me animó a ir a la siguiente revisión, otro mes más tarde.

La segunda revisión fue un poquito más larga y me enteré de todo, pero tampoco me dolió. ¡Nada que ver con las exploraciones del parto! Y menos mal que fui, porque las revisiones postparto son tan importantes como cualquier otra revisión del embarazo. Muchas veces nos centramos tanto en los niños que se nos olvidan todos los cambios y esfuerzos que sufre nuestro cuerpo, al cual debemos cuidar muy de cerca por el bien de nuestra salud.

En mi caso, además, como yo me encontraba tan bien no valoré ni siquiera que algo pudiera ir mal…y sin embargo, aunque sin importancia, así era… No os precupéis! Ya está todo curado! jaja

En estas revisiones la matrona analizará fundamentalmente vuestro suelo pélvico y valorará su estado tras el parto indicándoos, en los casos necesarios, qué hacer si ha quedado debilitado. Mi consejo es que no iniciéis ejercicios por vuestra cuenta pues, como todo lo que se hace sin saber bien, podéis llegar a provocar efectos contrarios a los propuestos. Cabe destacar que, entre otros, la correcta rehabilitación del suelo pélvico es importante para futuros partos, para las relaciones sexuales, para prevenir problemas de incontinencia urinaria, para prevenir los prolapsos,…

Existen incluso fisioterapeutas del suelo pélvico, quienes mediante ejercicios y aparatos especializados ayudan a la mujer a fortalecer su suelo pélvico en casos extremos.

Además de ello, en estas revisiones la matrona te orientará sobre cuándo puedes reiniciar las relaciones sexuales, cómo debes hacerlo, qué métodos anticonceptivos puedes usar,…

Sin duda, una revisión muy importante! No tengáis miedo y a por ella!! jaja

Un abrazo y feliz semana 😉

 

 

El mundo de las vacunas de pago

Hola a tod@s! Qué tal habéis empezado esta calurosa semana? Yo cansadísimaaa… Hay veces que los fines de semana cansan más que las semanas, ¿no os pasa a vosotr@s?

Bueno, hoy os quería dejar información sobre el mundo de las vacunas de vuestros peques, que considero de especial interés y que yo personalmente, de no haber sido por mi querida tía Piedad (que es enfermera infantil en Zaragoza) no habría conocido bien hasta hace poco.

Veréis, cuando déis a luz, en el hospital os entregarán el carnet de vacunación de vuestro hijo, en el cual se explica cuándo hay que vacunarlo y de qué, e incluye las famosas tarjetas y etiquetas de vacunación que el centro de salud o clínica irá enviando a Sanidad. Estas vacunas están cubiertas por la Seguridad Social y por tanto, son gratuitas.

Pero además de esas vacunas (tal vez ya lo hayáis oído), existen otras que no están cubiertas por la Seguridad Social y que, por tanto, hay que pagar aparte. Son la Prevenar 13, el Rotateq y la Varivax (que se aplica en niños más mayores, no en bebés). 

El Prevenar 13 es para prevenir una enfermedad invasiva, la neumonía (infección de los pulmones) y la otitis media aguda (infección del oído medio). Casi todos los médicos la recomiendan y su precio ronda los 80€. Es inyectable y se administra 4 veces: a los 2, 4, 6 y 12-15 meses.

El Rotateq es para prevenir el rotavirus. No todos los médicos la recomiendan. Su precio ronda los 60€. Es oral y se administra 3 veces: a los 2, 4 y 6 meses.

Y el Varivax es para prevenir la varicela. Sólo entra por la seguridad social cuando un niño llega a los 12 años sin haber pasado la varicela. Si los padres quieren administrarla antes, para evitar que pase la enfermedad, deben hacerlo en dos dosis a partir de los 12 meses, separadas por unas 4 a 8 semanas. En inyectable y su precio ronda los 70€.

Yo, por el momento se las he puesto todas, pues mi pediatra y otras personas del gremio (como mi tía o mi madre, que también es enfermera) así me lo recomendaron y al papadeaitor y a mí nos parecía importante invertir en su salud, pero mi consejo es que si tenéis dudas consultéis con vuestros propios médicos. 

Os dejo a continuación tres enlaces con más información sobre cada vacuna:

PREVENAR 13: http://www.ema.europa.eu/docs/es_ES/document_library/EPAR_-_Summary_for_the_public/human/001104/WC500057248.pdf

ROTATEQ: http://www.ema.europa.eu/docs/es_ES/document_library/EPAR_-_Product_Information/human/000669/WC500054185.pdf

VARIVAX:http://www.aemps.gob.es/cima/especialidad.do?metodo=verFichaWordPdf&codigo=65709&formato=pdf&formulario=FICHAS&file=ficha.pdf

Y además, os dejo otro enlace de un blog que he localizado hoy (buscándoos más información) dónde os indican cómo ahorraros algunos eurillos en la compra de las vacunas. Para mí ya es un poco tarde, pero quizá os venga bien a vosotr@s. Si alguien hace la prueba, por favor, que nos cuente al resto qué tal la experiencia.

http://blogdeunaembarazada.com/2013/05/16/andorra-prevenar-13-y-otras-vacunas/

Sino, lo normal es comprar las vacunas en vuestra farmacia habitual (pedirlas con tiempo porque no suelen tener en stock) y recogerlas cuanto más cerca de la fecha y hora de vacunación, mejor. Si tenéis que tenerlas en casa algunas horas o días, hacedlo en la nevera (en las bandejas, no en la puerta). Consultad en vuestro centro de salud o de vacunación cómo podéis proceder a su administración. Es gratutito pero suelen hacerlo en días diferentes al resto de vacunas, pues no está aconsejado administrar a los bebés más de X cepas de una vez, de modo que según el mes que toque, se divide su aplicación en varias veces.

Bueno, espero que os haya sido de interés.

Un beso a tod@s y feliz semana!

Fular VS Mochila portabebés

Hola a todos!! Hoy no me detendré mucho porque tengo 15 minutos para escribir este post, comer algo y recoger un pelin la casa antes de irme a recoger a Aitor en la guarde…(qué ganas!)

Llevaba tiempo sin escribir y no quería dejar pasar más días, así que tiraré de un tema rapidito del que tenía pendiente hablaros: la diferencia entre los fulares portabebés y las mochilas, que son más conocidas.

Al papadeaitor y a mí siempre nos habían encantado las mochilas portabebés. Siempre que veíamos a unos padres con ella decíamos: “cuando seamos padres tendremos una de esas”. De hecho, cuando supe que estaba embarazada, una de las primeras cosas que pensé que debía comprarme era la mochila, jeje. En realidad me gustaba por el contacto con el niño, pero con el tiempo empecé a valorar también su practicidad (tanto para el día a día como para los viajes, que me vuelven loca!)

Si bien, en mis clases de preparación al parto aprendí que este tipo de mochilas no son siempre la mejor opción. Y entonces, descubrí EL FULAR! Al principio me resultó un poco raro. No lo había visto nunca y me recordaba a los pañuelos que usan en ciertos países africanos, asiáticos o sudamericanos y que no me solían gustar mucho. Sin embargo, no sé si fue el conocer sus beneficios para el bebé y la mamá o el papá  o qué, pero enseguida el papadeaitor y yo nos encariñamos con él y acabamos comprándolo. 

Como ya hay mucha gente (con mucho más conocimiento sobre el tema que yo) que ha escrito sobre las diferencias entre un modelo y otro, en vez de repetirme lo que voy a hacer es dejaros el enlace de un sitio en el que creo que las han explicado bastante bien:

http://www.mamasybebes.com/diferencia-fular-mochila-portabebe/

Ojo! Creo que ya existen modelos de mochilas que respetan la forma correcta de colocación del bebé y la protección de la espalda de quien portea, pero en cualquier caso, además de lo indicado en el enlace anterior, a mí me gusta más la opción del fular por los siguientes motivos:

1. Te permite llevar al bebé de diferentes posturas según va creciendo.

2. Es más fácil de guardar.

3. Es más fácil de lavar.

4. Da menos calor y lo siento más cómodo al tacto para el bebé.

5. Es muy útil también antes del nacimiento del bebé, pues se puede usar para sujetar la barriga en los últimos meses de embarazo e incluso, en la fase de dilatación del parto, para realizar ejercicios que nos ayuden a dilatar más rápido. (Para ello, debéis dejarlo pillado por un extremo de una puerta, y colgáos vosotras por el otro extremo en cuclillas, meciéndoos un poquito de lado a lado).

En general yo lo he disfrutado mucho. Ahora, entre que Aitor ya pesa mucho y que hace mucho calor (y mi modelo es negro!), lo estoy usando menos, pero lo he usado mucho desde su primera semana de vida para todas mis rutinas diarias: desde hacer la comida (siempre sin fuegos cerca, claro!) hasta para ir de compras. Es muy cómodo y a Aitor le encanta.

Si os decidís a comprarlo, seguramente os darán una guía con diferentes formas de colocación. Si no es así, en YouTube podéis encontrar muchos vídeos. Yo hoy os dejo uno de ejemplo:

http://www.youtube.com/watch?v=NpeMKqesGbY

Y por último, os dejo algunas páginas donde podéis adquirir el vuestro:

PORTEA CON EL ALMA: http://porteaconelalma.com/#categ=32661&nombre=Mochila%20ergon%C3%B3mica%20BOBA%20AIR

KANGURA:

http://www.kangura.com/

MIS CANGURITOS:

http://www.miscanguritos.com/

De las tres tiendas la que mejor conozco es la primera, que es de una chica murciana que se llama Rebeca Pastor y que es majísima!! Además, da muchos cursos/talleres sobre porteo, de modo que si estáis interesados en que alguien os enseñe de primera mano a usar vuestro fular: ella es la persona!

http://porteaconelalma.com/#categ=27285&nombre=TALLERES

¿Alguna de vosotras ha usado fular? ¿Qué tal la experiencia?

Muchos besos!!

Lecciones de la maternidad (parte 1)

Hola queridos lectores! ¿Cómo va esta semana tan veraniega? Qué calor tenemos ya…

En primer lugar, quiero aprovechar esta entrada para daros las gracias por estar ahí. Nunca os lo digo, pero lo siento cada día. 

Este blog no nació con el ánimo de acumular miles de visitas y comentarios, pero he de reconocer que tanto unos como otros me llenan de aliento e ilusión para seguir escribiendo. Esta aventura no sería igual de divertida y emocionante sin vuestras visitas y vuestra colaboración. GRACIAS!!

Y diréis…¿pero qué le ha dado hoy a ésta? Pues sí amigos, reconozco que estoy algo sensible…!  

Lejos de desaparecer, los moquitos de Aitor sobre los que os hablaba en el último post han amarrado aún más fuerte su tienda de campaña y siguen bien instalados en el pecho de nuestro peque, lo que le ha provocado mucha fiebre estos dos últimos días.

Hasta ahora Aitor nunca había tenido más de 37,5º y el domingo llegó hasta 39,1º. Pobrecito mio!!!! Los médicos nos dijeron que debía tratarse de algún proceso vírico sin importancia y que en unos días, mejoraría. Efectivamente hoy ha pasado ya muy buen día y mañana volverá a la guardería. 

En estos dos días he aprendido dos cosas muy importantes que quería compartir con vosotros…

La primera es la capacidad de contagio que tienen las sonrisas de nuestros hijos y lo que pueden llegar a necesitarse. Desde que soy madre mi escala de valores y emociones ha cambiado por completo, descubriendo nuevos sentimientos y mutando algunos otros, como por ejemplo, la felicidad. Es difícil de explicar, pero os prometo que nunca antes me había sentido feliz con la magnitud con la que me siento ahora y, por supuesto, nunca motivada por cosas tan pequeñas. Como la sonrisa de Aitor. Os aseguro que verle sonreir puede provocarme los picos de felicidad más extremos que he vivido nunca. Y me siento muy afortunada, porque nunca pierde la sonrisa. Ni con 39 de fiebre ni  tras una vomitona a las 4 de la mañana (momento y situación en las que nunca imaginé poder sentirme feliz!). No sé cómo lo hace; lo admiro enormemente. Siempre saca ánimo para sonreir y hacerme feliz. Le estoy muy agradecida por ello. Tanto me genera que dependo enormemente de su sonrisa, y procuro captarla en fotos siempre que puedo para poder verla cuando no estoy a su lado y sobrevivir, jeje. A veces tengo miedo porque sé que con esa sonrisa dichosa… ¡siempre va a poder hacer conmigo lo que quiera! 

Y por otro lado, he aprendido lo mucho que me parezco a mi madreeeee!!! Y lo peor es que me parezco incluso en lo que no me gusta y prometí que no me parecería!!! jajaja… (Cada vez estoy más convencida de que los años sólo sirven para darnos con nuestras propias palabras en la boca y que alguien, desde lejos, pueda reirse de nosotros!! ajaja) Lo había oído decir a otras personas (incluso a mi madre con respecto a la suya!), pero yo me creía por encima de ello…jajaja Pero nada de nada, al final me estoy dando cuenta de que soy igualita que ella en mil sentidos… muchas veces me parto de risa al verme! Por suerte, fuera de todo lo que le digo para picarle, creo que tengo una gran madre a la que parecerme y de la que aprender. Por eso, desde aquí (a pesar de ser mi peor lectora -manda narices!-) quiero darte las gracias por intentar y conseguir ser la mejor madre del mundo y ahora, también, la mejor abuela. Eres increíble. Es un honor reconocer parte de tí en mí. Espero llegar a hacerlo la mitad de bien de lo que tú lo haces.

En fin, después de esta declaración masiva de agradecimientos, me voy a la camita que varias sonrisas nocturnas me esperan esta noche (con sus respectivos parones de sueño!) 

Os dejo una canción que recuperé hace poco y que, ahora, me parece mucho más bonita que entonces… sé que soy una pesada, pero es que esto de la maternidad es taaaaaaaan grande!!!

http://www.youtube.com/watch?v=x0HkRmTJdWo